El informe revela que la terapia antirretrovírica se está consolidando como una poderosa fuerza de cambio para salvar vidas. En los últimos 24 meses, el número de personas con acceso al tratamiento ha aumentado en un 63% a escala mundial.